Cómo deben ser los zapatos de trabajo para mujeres y hombres

¿Cómo deben ser los zapatos de trabajo para mujeres y hombres?

https://www.miszapatos.com/blog/zapatos-trabajo-mujeres-hombres/

Puede que te lo tomes a risa, pero contar con un calzado idóneo para tu lugar de trabajo es un requisito que no debes pasar por alto. Disponer de unos zapatos adecuados no sólo te permitirá realizar todas tus tareas sin problemas, sino que te aportarán comodidad y seguridad para evitar tanto accidentes como lesiones. ¡Descubre cuáles son las características de las que deben disponer dichas prendas!

¿Por qué es importante prestar atención a los zapatos de trabajo?

Como especialistas en zapatos de confort, hemos visto cómo muchos de nuestros clientes nos han consultado cómo conseguir un calzado idóneo para desempeñar su trabajo. Hemos tenido de todo: camareros, dependientes, peluqueros, limpiadores, recepcionistas, comerciales… Una amplia gama de profesiones exigentes que requieren pasar varias horas de la jornada caminando o de pie.

Si hay algo que deberíamos haber aprendido con el paso de los años, es la gran importancia que debemos otorgar a la salud y bienestar de los pies. ¿Sueñas con el día en el que llegues a casa tras el trabajo y no tengas ganas de cortarte las piernas? ¡Sigue nuestras recomendaciones y lo conseguirás!

¿Cómo elegir unos zapatos de trabajo correctos?

Lo primero que deberías grabarte a fuego en tu mente es que el calzado en general, y especialmente el laboral, debe aportarte por encima de todo comodidad, higiene y seguridad. Son las tres reglas básicas que todo zapato debe cumplir si quiere entrar en tu armario. Si tu trabajo se desarrolla caminando o de pie, no dudes y decántate por unos modelos anatómicos y ligeros que cumplan con todos tus requisitos. Sin olvidar, obviamente, el factor estético.

Respecto a la higiene de los zapatos de trabajo, nos referimos especialmente a la resistencia del par a la aparición de hongos y bacterias. Ante dicha consideración hay que tener en cuenta dos factores, los materiales a partir de los cuales se ha elaborado el calzado y la transpirabilidad del mismo.

De hecho, después de probar con tantos modelos te habrás dado cuenta de que no es lo mismo utilizar un zapato de piel o fibra textil que otro fabricado a partir de plásticos. Estos últimos, por ejemplo, no permiten que el pie respire, hecho que provoca un exceso de sudoración y, tal y como exponíamos anteriormente, la proliferación de indeseables gérmenes en su interior. Por ello, nuestra recomendación es que adquieras aquellos diseñados a partir de piel natural u otro material que no favorezca la humedad.

Aunque el material exterior es importante, eso no significa que debas dejar al azar el forro interior, al igual que la plantilla extraíble. El mercado te ofrece una amplia variedad de modelos para evitar que tus pies sufran durante la jornada laboral. ¡Sigue nuestros consejos y apuesta por tu bienestar!